martes, 20 de agosto de 2013

Cuanto nos ama Dios

En varias entradas anteriores, etiquetadas "religión", he comentado que creo que Dios existe, y en la ultima, que nos ama. Pero ¿cuanto nos ama? Es lo que trataré de explicar aquí.

Dios es infinito, y como Dios es Amor, su amor es infinito.

El número de hombres que ha habido, hay y habrá antes de que nuestro universo colapse o muera térmicamente es enorme, pero finito. Y matemáticamente un infinito dividido entre un número finito, por grande que sea, sigue siendo infinito. Por tanto el amor con que Dios nos ama individualmente a cada uno de nosotros es infinito.

Pero, en el universo, además  de nuestro mundo, puede haber otros en los que también haya criaturas a las que Dios ame. Pero el número de esos mundos y de sus habitantes también es finito, por lo que podemos volver a aplicar el razonamiento anterior, con lo que seguimos disponiendo de un amor infinito para cada uno.

Dios podría haber creado otros universos, pero si su número es finito, volvemos a obtener el mismo resultado. Pero ¿y si ha creado infinitos universos?    

Volvamos a las matemáticas: Sabemos que existen distintos grados de infinitos, que representamos con la letra Aleph del alfabeto hebreo y un subíndice. Así, hay infinitos números naturales, y ese infinito se representa con un Aleph con subíndice 0, mientras que el infinito de los números reales, que es mucho mayor, se representa con un Aleph con subíndice 1.

Sea cual sea el subíndice que pudiera corresponder al Aleph de los posibles infinitos universos creados por Dios, a Él debe corresponder un subíndice mayor. De hecho debe corresponderle el mayor de los Aleph. Si no, no sería Dios.


En conclusión, Dios nos ama (me ama, te ama) con un amor infinito.  

sábado, 10 de agosto de 2013

Romance anónimo del Conde Arnaldos

Hace tiempo que no publico en el blog alguna de mis musiquillas porque el reproductor dejó de funcionar. Ahora que he encontrado una solución, espero que os guste la que escribí para el romance anónimo del Conde Arnaldos:
video

¡Quién hubiese tal ventura 
sobre las aguas del mar 
como hubo el Conde Arnaldos 
la mañana de San Juan! 
Con un falcón en la mano 
la caza iba a cazar, 
vio venir una galera 
que a tierra quiere llegar. 

 Las velas traía de seda, 
la jarcia de un cendal,
 marinero que la manda 
diciendo viene un cantar 
que la mar facía en calma, 
los vientos hace amainar, 
los peces que andan nel hondo 
arriba los hace andar, 
las aves que andan volando 
nel mástil las faz posar. 

 Allí fabló el Conde Arnaldos 
bien oiréis lo que dirá: 
-Por Dios ruego marinero 
digasme ora ese cantar. 
-Yo no digo esa canción 
sino a quien conmigo va.

lunes, 5 de agosto de 2013

Ordenadores en el arte - Ignacio Gómez de Liaño y Guillermo Searle

Ya he mencionado en entradas anteriores a Ignacio Gómez de Liaño como coordinador del SAGAF-P y a Guillermo Searle en la elaboración del autorretrato de Eusebio Sempere. En colaboración, además, realizaron algunos trabajos muy interesantes, como uno sobre una "Gramática generativa de los patios platerescos", 
 y otro sobre "Pintura y perceptrónica" del que extraigo algunas imágenes correspondientes a un análisis del Apostolado toledano del Greco.



También es de Searle un estudio en tetracromía de la Maja desnuda de Goya: